Una pregunta cada día

Todas las respuestas, a todas las preguntas

Como astro central que rige todo nuestro sistema planetario y fuente inagotable de luz y calor, el Sol ha gozado siempre de supremo reconocimiento. Los egipcios bajo el nombre de Ra, le dispensaban rango de divinidad; asimismo para los griegos era el dios Helio, y para los arios, el “llameante Suria”. La importancia del Sol es tanta, en efecto, que si de repente se extinguiese su luz no sólo concluiría toda forma de vida, animal, vegetal y bacteriana, sino que la Tierra, en contadas horas, se convertiría en una yerta bola inanimada con temperatura inferior a los 270 grados centígrados bajo cero.

Comentarios (2) Publicado el viernes, noviembre 20th, 2015

La Luna, al igual que la Tierra, está animada por dos movimientos: uno, de traslación alrededor de nuestro planeta, y otro de rotación sobre su eje. Mas como el tiempo que invierte en este último coincide exactamente con el que emplea en realizar una revolución en torno a la Tierra, nos ofrece siempre la misma cara.

En la práctica, sin embargo, nuestra visión de ésta sobrepasa un poco al hemisferio, debido a unos balanceos aparentes del satélite conocidos con el nombre de libraciones.

Comentarios (15) Publicado el lunes, junio 9th, 2008

La constante evaporación a que está sometida el agua de los mares mantiene prácticamente constante el nivel oceánico, aun cuando éste no sea uniforme para toda su superficie. Bastaría, sin embargo, que la temperatura de los casquetes polares aumentase sólo en algunos grados para que la fusión del hielo allí acumulado a lo largo de milenios hiciese subir el nivel de las aguas a límites catastróficos para la Humanidad.

Comentarios (1) Publicado el viernes, junio 6th, 2008

Si observamos el firmamento en una noche clara, percibiremos enseguida la estela de numerosos puntos luminosos que cruzan velozmente el espacio. Son las conocidas estrellas fugaces, que a veces, por su concentración, llamamos lluvia de estrellas. Estos puntos luminosos están constituidos por partículas sólidas, procedentes del espacio sideral, y se desplazan a enorme velocidad.

Por lo general, se disuelven al entrar en contacto con la atmósfera, pero algunas veces resisten, en parte, a tan tremendo choque y caen a tierra. De constitución metálica o rocosa, estos meteoritos suelen ser de reducidas dimensiones, salvo en ocasiones excepcionales, como el registrado en el Cañón del Diablo (Arizona), donde la caída de uno produjo un cráter de 1.220 metros de diámetro y 183 de profundidad.

Comentarios (57) Publicado el martes, mayo 13th, 2008

Cuando las aguas superficiales de los mares y ríos se convierten en vapor de agua, éste, al tener menor peso que el aire, se eleva a gran altura y origina nubes por condensación. Pero si la condensación se produce a ras de suelo, debido a las bajas temperaturas de las capas inferiores de la atmósfera o a un exceso de humedad en el aire, aparecen las nubes que llamamos “niebla”.

Comentarios (2) Publicado el lunes, abril 14th, 2008