Una pregunta cada día

Todas las respuestas, a todas las preguntas

Si observamos el firmamento en una noche clara, percibiremos enseguida la estela de numerosos puntos luminosos que cruzan velozmente el espacio. Son las conocidas estrellas fugaces, que a veces, por su concentración, llamamos lluvia de estrellas. Estos puntos luminosos están constituidos por partículas sólidas, procedentes del espacio sideral, y se desplazan a enorme velocidad.

Por lo general, se disuelven al entrar en contacto con la atmósfera, pero algunas veces resisten, en parte, a tan tremendo choque y caen a tierra. De constitución metálica o rocosa, estos meteoritos suelen ser de reducidas dimensiones, salvo en ocasiones excepcionales, como el registrado en el Cañón del Diablo (Arizona), donde la caída de uno produjo un cráter de 1.220 metros de diámetro y 183 de profundidad.

Comentarios (57) Publicado el martes, mayo 13th, 2008